Hoy en día, los hijos necesitan padres con mucho cuento...

ENTRE SANTOS Y LETRAS

la hija del samurai_2

Te voy a dar 4 recomendaciones de libros que encontré en la biblioteca, pero antes déjame que te cuente una pequeña historia… O baja hasta donde empiezan las fotografías si quieres saltártela

Recuerdo cuando era pequeña. Mi tía tenía una peluquería, y allí, además de peinar, poner bigudíes y teñir el pelo, te ofrecían revistas recién salidas de la imprenta. Oler sus hojas me hacía olvidar el tufo del tinte. Y las fotografías del ¡Hola! me hacían viajar a lugares que creía mágicos, aunque estuvieran a dos horas de mi pueblito lindo. Estaban llenas de contenido social de la época: casitas estilo rococó, vestidos largos hasta los pies, cutis cremosos…

 

Al acabar el viernes en la pelu, cuando se cerraba el chiringuito y ya me habían pellizcado los mofletes unas cuantas mujeres que no conocía… cuando ya me había aburrido de teñir con agua a las pelucas o ponerles rulos, me subía alguna revista a casa de los abuelos (que estaba cuatro pisos más arriba)

Allí, mi abuelo siempre me decía: ¿por qué te gustan esas revistas que solo tienen “santos”? (que era como él llamaba a las fotos de sociedad) Entonces, me preguntaba: ¿te has leído el texto? Noooo, abuelooo, estoy todavía viendo las fotos, le respondía molesta por interrumpirme los sueños de película que me estaba montando. Y es que había tantas fotografías, tantos colores, tantos brillos y detalles, que solo mirando y remirándolas te cortabas el pelo y cuando te dabas cuenta te había vuelto a crecer.

 

Saber leer, sabía de sobra. De hecho, como leía desde parvulitos sin que las monjas me hubieran enseñado, Sor España (como para olvidarme de su nombre) me llevaba por las clases como mono de feria para animar a los niños mayores a que aprendieran a leer (lo cual, dicho sea de paso me hacía flaco favor para no parecer una listilla) Pero cuando una no tiene otro entretenimiento más allá de los libros, pues es lo que pasa, que te diviertes con lo que puedes. Incluso, como mis abuelos vivían en un quinto piso, hacía carreras para leerme todas las advertencias e instrucciones de uso del ascensor que había en una placa antes de llegar al piso. ¡Y eso que no llegaba a leer las primeras líneas de lo canija que siempre he sido!

 

Bueno, pues un día de los que subí con el ¡Hola!, mi abuelo me dijo: deja ya de mirar los santos  y lee las palabras. Cuando acabes, me cuentas qué te ha parecido. Creo recordar que aquella historia iba sobre Isabel Preysler, su casa, sus hijos… Pero leer aquello me borró de un plumazo la magia de las historias que yo me montaba en la cabeza a través de las fotos. Aquellos textos no hacían justicia a mi imaginación. No entendía cómo se podían estropear unas fotografías mágicas añadiendo palabras normales y corrientes. Y ya que hablábamos de santos, supuse que aquello debía ser un pecado fijo.

Mi abuelo (que de libros sabía poco, pero de vida un montón) me explicó entonces que había revistas de santos y libros de palabras. Por santos se refería a fotos o dibujos, donde la magia la ponías tú (por imaginar lo que te daba la gana, porque aquello no eran más que vidas reales con cosas materiales diferentes a las que nosotros teníamos) Él decía que santos había a patadas, pero que lo difícil era encontrar libros mágicos con palabras mágicas que alguien, con una vida real especial, había conseguido unir. Y que si los encontraba, él prometía darme una perra gorda.

Desde entonces, y aún cuando mi abuelo ya me faltaba, sigo buscando libros…

Así que aquí os dejo mis 4 perras gordas de la semana:

 

edelvives la hija del samurai

 

LA HIJA DEL SAMURAI

Una historia de las que te gustará contar. A mí personalmente este tipo de libros me gustan para leérselos a mi hija. Porque tan importante es que ellos lean, como que les leamos, ¿no crees? Tiene una aventura que engancha, y está muy bien escrito (a mi parecer, a veces los libros ilustrados se olvidan del texto) Sin duda, si disfrutas contando leyendas, La hija del samurai es para vosotros.

 

EL MALESTAR DEL CONEJO

Un breve cuento sobre emociones que el niño podrá leer fácilmente. Leerlo, y comprenderlo: es sencillo, divertido y directo. Sin parafernalias, así que esto brinda la posibilidad de hablar luego con los niños. El malestar del conejo deja un buen sabor en el corazón.

 

el malestar del conejo cuento

 

EN LA CAJA MARAVILLOSA

Tiene doble valor: da respuesta a las preguntas de niños de primaria sobre la vida en su sentido más biológico, y sirve para los adolescentes de la E.S.O. que estudian biología y se les atraganta el tema de la célula. Te lo digo por experiencia: Yago hizo una maqueta de la célula de plastilina y gelatina este año, y tenía de todo lo que habla este libro. Pero con un lenguaje más sencillo y fácil de comprender e interiorizar, que el que usa el libro de texto.

Así que si tienes un pequeño científico, este libro le molará. No es fácil tratar un tema complejo que se explica con detalle en 3º de la E.S.O., y conseguir que resulte interesante y cercano para un niño de primaria. Pero En la caja maravillosa (viaje al interior de la vida) lo consigue.

Además, hace poco leí, que cuando un adulto desea empezar a aprender sobre un tema, lo más obvio (y fácil, dada la sobrecarga de información actual) es buscar entre los libros infantiles… Obvio, y sin embargo es una opción denostada por los adultos, ¿no te parece?

 

editorial uoc edustorytelling el arte de contar historias para la vida cotidiana y los aprendizajes

 

EDUSTORYTELLING: EL ARTE DE CONTAR HISTORIAS PARA LA VIDA COTIDIANA Y LOS APRENDIZAJES

 

Yes, este libro es una joyita para ti, que te gusta enseñar para la vida. Profundo como para llegar a tu mente y corazón, pero simple de leer y poner en la práctica. De hecho, seguro que cuando lo leas pensarás como yo: anda, ¡si yo utilizaba esta técnica sin saber tan siquiera que era un método pedagógico!

Ya me vas a perdonar, pero es el típico libro que te vas a quedar sin leer si miras la cutre contraportada que han escrito: palabras complejas en frases largas y rimbombantes, sin emoción alguna. Así que dale una oportunidad al interior. Porque está muy bien explicado para los padres, y lo que es mejor, consigue transmitir el por qué el edustorytelling llega a las mentes y corazones de los niños.

¡De nada! Espero que os gusten mis recomendaciones de la biblioteca. Por cierto, ¿me recomiendas tú algún libro? Mañana voy a devolverlos y saco nuevos. ¡Recomiéndame alguno en comentarios!

0 Comentarios

Deja un comentario

ladevoracuentos.com
A %d blogueros les gusta esto: