Hoy en día, los hijos necesitan padres con mucho cuento...

EDUCAR EN VALORES: DIBUJO INFANTIL + REFLEXIÓN

Cuando comparto contigo mis cuentos para niños y guías de diálogo reflexivo es porque son recursos que utilizo con mis hijos. Y desde la humildad que me da el ser madre solo de ellos, pero observando la experiencia de cómo me ayudan en la tarea educativa, considero que quizás tú también puedes encontrar su utilidad.

Lo que ves es el dibujo infantil de mi hija Emma (7 años) que realizó como propuesta creativa de la última guía reflexiva y cuento para niños (puedes descargarla gratis)

Es muy simple comparado con otros que te he enseñado por Instagram (pero es que nos bajábamos a la piscina ) Sin embargo, creo que el mensaje es muy potente. Tanto, como para que la guía (o sea, yo) reflexione gracias al pensamiento de la aprendiz (o sea, mi hija)

dibujo infantil LGTB educar en valores

 

Aprendí que educar en valores es universal (macro) Pero que luego cada uno le damos uno o varios valores particulares (micro)

 

Que  ser diferentes no tiene por qué hacernos insensibles a los demás.

 

Aprendí que se puede ser todo lo real (pez, ave, animal de dos patas o cuatro), y también lo imaginado (unicornio)

 

Que hay un tiempo para los detalles elaborados, y un tiempo para tener prisa por disfrutar. Pero que siempre hay tiempo para crear algo bueno.

 

Y le dije lo profundamente orgullosa que estaba de ella. Y le agradecí que supiera entender mi mensaje educativo (puede que eso no lo entendiera del todo, pero lo importante era darle las gracias por enseñarme y permitirme ser escuchada por ella)

 

LA REFLEXIÓN SILENCIOSA

Educar con ruido es una tarea compleja. Redes sociales agitadas, políticos con lengua más rápida que pensamientos, padres abrumados porque no llegamos a toda la realidad actual con perfección… Igual de complejo resulta aprender con ruido. Porque nos distrae, pone nuestra atención en el tono y no en el mensaje, o dedicamos tiempo a lo circunstancial y olvidamos dedicárselo a lo sustancial.

No olvidemos que la educación, pero sobre todo el aprendizaje, necesitan de muchos momentos reflexivos. Es en silencio, a solas con uno mismo, cuando comprendemos y asociamos las ideas. O cuando nos surgen nuevas por inspiración. Incluso cuando descubrimos que tampoco nos convencen tanto como creímos. Y por supuesto cuando nos damos cuenta de errores o vacíos de pensamiento.

En un mundo permanentemente agitado el pensamiento se diluye. Soy #RebeldePorEducación, así que no digo que no haya que agitarse. Porque hay que hacerlo. Hay que removerse por dentro e inspirar a otros para que lo hagan (y más hoy en día) Solo digo que hay que encontrar tiempo para reflexionar en silencio, sin ruidos, sin distracciones.

 

educar en valores a los hijos

 

Nuestros hijos necesitan crecer reflexionando sobre la realidad. Y al igual que con las destrezas motoras, el pensamiento también adquiere agilidad con la práctica. Si nuestros hijos no son capaces de analizar el mundo en el que viven no van a ser capaces de sacar conclusiones propias.

Será entonces cuando lleguen otros que por interés o ignorancia impondrán su opinión. Incluso puede que la expongan como verdad. Pero si el niño ha sido educado en la reflexión del pensamiento, sabrá distinguir los hechos (indiscutibles) de las opiniones (subjetivas) y emitir sus propios juicios. Porque la verdad no es opinable, aunque puedas ser cuestionada por ellas.

Es necesario educar en el pensamiento crítico de forma temprana para que el niño y adolescente tenga recursos para poder emitir sus propios juicios (no lo que les imponen otros) Para que puedan discernir lo verdadero de lo falso y reaccionar. Para que se puedan autocorregir, y para que sean sensibles al contexto en el que viven.

No hay que tener miedo a enseñar a pensar a los niños y educar en valores. Hay que tener miedo de que enseñemos o enseñen qué pensar.

Me gusta leer al profesor Francisco Mora Teruel porque es muy inspirador. Tiene profundos conocimientos sobre neurociencia que sabe hacer fáciles de entender a niveles transformadores (padres y profesores), pero cada mensaje de conocimiento lo acompaña con un mensaje de valor humano. Os recomiendo su libro “Neuroeducación”, y podéis leer este artículo de Con mis hijos para comprender su mensaje al respecto.

Pitágoras decía: educad a los niños y no será necesario castigar a lo hombres. Yo, que soy mucho más pequeña de pensamiento, y que solo tengo mi experiencia, te diré: educa al niño y te sentirás orgulloso del adolescente .

¿Tú qué opinas? ¿Crees que es importante educar en valores? ¿Cómo lo consigues? ¡Me encantará aprender tus recursos!

0 Comentarios

Deja un comentario

ladevoracuentos.com
A %d blogueros les gusta esto: