Hoy en día, los hijos necesitan padres con mucho cuento...

CUENTO-EDUCACIÓN EMOCIONAL: SEGURIDAD EN SÍ MISMOS

cuento para niños elefante nunca cree estar preparado

 

Este es un cuento para niños que busca promover la seguridad en sí mismos. Pretende hacerlos pensar y sentir la importancia de confiar en ellos, y en lo que aprenden cada día junto a sus padres. Porque no deben ni pueden estar fijándose en otros, creyendo que el resto de niños sí están preparados para algo y ellos no. Esa inseguridad es como una lluvia ligera: puedes no darle importancia, pero les moja. ¡La educación emocional comienza en la familia!

Y es que el trabajo emocional en uno mismo comienza con el apoyo de los padres. Si no es así, el trabajo personal se alarga en el tiempo y resulta una tarea ardua incluso para el adulto.

Cuando somos niños y adolescentes carecemos de suficientes recursos emocionales como para afrontar los obstáculos de la vida en soledad. Así que nada mejor que utilizar como recurso educativo los cuentos y empezar a educar las emociones desde la infancia. Por eso te invito a leer junto a tus hijos el cuento, y posteriormente realizar con ellos un diálogo reflexivo sobre las emociones.

Puedes descargarlo e imprimirlo gratis: ELEFANTE NUNCA CREE ESTAR PREPARADO. Y si le das valor, ¡gracias por compartirlo!

 

 

Junto a las raíces del roble más antiguo de la tierra se encuentra un punto llamado infinito. Todos los animales saben que desde ese punto concreto comienza su camino particular: cuando dejan de ser cachorros y sus padres consideran que han aprendido lo necesario para sobrevivir por su cuenta.

Es un camino que ninguno sabe cuándo acabará ni a dónde los llevará. Por eso lo llaman infinito, porque solo saben que han de empezarlo.

 

Muchos animales llegan a ese punto ansiosos, alegres, seguros y decididos por comenzar su aventura. Como por ejemplo el león. ¡Vaya que sí!, los leones siempre llegan impacientes y deseosos. Como se descuide mamá leona, algún cachorro siempre intenta comenzarlo antes de tiempo.

 

Otros, como los elefantes, son más perezosos. Han pasado tanto tiempo junto a las patas de sus mamás, que les cuesta mucho aventurarse en su camino propio. Por eso intentan muchas veces llegar al viejo roble pero acaban dándose la vuelta una y otra vez. Solo lo consiguen cuando de verdad se encuentran preparados. Pueden tardar incluso 5 veces más tiempo en hacerlo que los leones.

 

Este cuento es solo uno de los millones y millones de comienzos… Es la historia del elefante que nunca consiguió avanzar más allá del punto de partida en solitario. Un cuento para fomentar la educación emocional desde la infancia.

0 Comentarios

Deja un comentario

ladevoracuentos.com
A %d blogueros les gusta esto: